Titulo

1998

En el año de 1998, se suscitó una transición en el Tribunal Electoral del Estado de Michoacán, derivada de la renuncia presentada por el Magistrado Presidente Licenciado Adolfo Mejía González, a la Cámara de Diputados, quien con ese motivo rindió un informe de actividades académicas correspondiente al periodo de 1996 a 1998, englobando en el mismo las diversas actividades desarrolladas en ese renglón durante su encargo.

De esa manera se dio cuenta de la realización en total de 61 actividades distribuidas entre conferencias, mesas redondas, cursos, seminarios y diplomados; resaltando la participación que en múltiples ocasiones tuvo el Tribunal en diversos medios de comunicación, a efecto de coadyuvar en la educación cívica de la sociedad interesada, su intervención en encuentros nacionales, en la III Conferencia de la Unión Interamericana de Organismos Electorales, en el V Simposium de la Investigación Científica y Tecnológica de Michoacán, VII Encuentro Universitario de Investigación Científica Tecnológica y Humanística y en la X Reunión Regional Científica y Técnica, convocada por la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo; informando además la producción editorial traducida en dos obras importantes, consistentes en la Compilación de la Legislación Electoral Michoacana 1824-1996, así como el Libro de  Derecho Procesal Electoral Michoacano.

 Proceso electoral de 1998.

Como se ha indicado, el 15 de enero de 1998, el Magistrado Presidente del Tribunal Electoral, Licenciado Adolfo Mejía González, presentó ante el Congreso Estatal, su renuncia al cargo como Magistrado Numerario, habiendo permanecido en su encargo hasta el día 12 de mayo de 1998 en que la misma fue admitida por la Cámara de Diputados, por lo que a partir de entonces estuvo al frente de dicho Órgano Jurisdiccional el licenciado Pedro Carlos Arroyo Carrillo, en su carácter de Presidente Sustituto.

Como Presidente sustituto, el Magistrado Pedro Carlos Arroyo Carrillo convocó al Pleno del Tribunal Electoral a sesión extraordinaria el día 13 de Mayo de 1998, a fin de acordar quién lo sustituiría como titular de la Segunda Sala Unitaria del Tribunal, en donde por unanimidad de votos se aprobó que dicho encargo recayera en el Magistrado Supernumerario Apolinar Rodríguez Aguilar.

En sesión extraordinaria de Pleno celebrada el día 30 de Septiembre de 1998, por unanimidad de votos se acordó convocar a la Magistrada supernumeraria Lydia Hortensia Barriguete Parra, para que integrara la Quinta Sala Unitaria en el Tribunal con la finalidad de que se preparara para el desarrollo del proceso electoral.

Por otra parte, habida cuenta que con fecha 9 de octubre de ese mismo año, el Congreso del Estado designó como Magistrada numeraria del Tribunal Electoral, en substitución del Magistrado Adolfo Mejía González, a la Licenciada María de los Ángeles Órnelas Manríquez, en sesión de pleno de la misma fecha, se procedió a la designación de su Presidente, recayendo dicho encargo por unanimidad en el Magistrado Pedro Carlos Arroyo Carrillo y para substituirlo en sus ausencias temporales a la Magistrada Eva Sandoval Carranza; además, se adscribió a la Magistrada Órnelas Manríquez a la Segunda Sala Unitaria del Tribunal, acordándose también que el Magistrado Supernumerario Apolinar  Rodríguez Aguilar ocupara la Sexta Sala Unitaria, para desempeñarse durante el proceso electoral que tuvo lugar ese año, para renovar la Cámara de Diputados y los 113 Ayuntamientos  del Estado.

En torno a las actividades académicas, los Magistrados

participaron en una reunión de Tribunales Electorales del Suroeste, con la finalidad de conocer los sistemas recursales en los Estados de la República, la sustanciación de los medios de impugnación, el Juicio de Revisión Constitucional Electoral así como la aplicación de la Jurisprudencia Federal Electoral por los Tribunales locales; además se impartió a los partidos políticos el curso denominado  Medios de Impugnación en Materia Electoral y al personal del propio Tribunal, el taller denominado “El proceso jurisdiccional electoral”.

Respecto a la función jurisdiccional, el Tribunal Electoral, funcionando en Salas Unitarias, conoció de 8 recursos de apelación; 143 recursos de inconformidad, de los cuales 131 fueron en contra de la elección de Ayuntamientos y 12 en contra de la elección de Diputados por el principio de mayoría relativa; igualmente se recurrieron en reconsideración 71 de esas resoluciones.

Se interpusieron también 51 Juicios de Revisión Constitucional Electoral, atendiendo a que en el mes de Noviembre de 1996, entró en vigor  el artículo 99 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos que estableció la creación del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, atribuyendo a su Sala Superior, la facultad de resolver las impugnaciones en contra de las resoluciones definitivas pronunciadas por las autoridades electorales de los Estados de la Federación, precisamente mediante el Juicio de Revisión Constitucional Electoral.

Concluido el proceso electoral de noviembre del año de 1998, en el que se renovó la Cámara de Diputados y los 113 Ayuntamientos del Estado, el Magistrado Presidente del Tribunal, rindió  ante el Pleno, en sesión ordinaria de fecha 31 de Diciembre de 1998, el informe del proceso respectivo, en donde dio cuenta de las actividades desarrolladas durante ese año, a partir de su designación como Presidente; y, hecho lo anterior, declaró la disolución de las Salas Quinta y Sexta a cargo de los Magistrados Supernumerarios, así como el receso de las Salas de la Segunda a la Cuarta a cargo de los Magistrados Numerarios, haciendo alusión a que solo en caso de contar con el presupuesto indispensable para iniciar el funcionamiento material del Centro de Capacitación, Investigación y Difusión del Derecho Electoral, serían convocados para integrarse a las coordinaciones respectivas.

Por lo anterior, únicamente la primera Sala a cargo del Magistrado Presidente, Licenciado Pedro Carlos Arroyo Carrillo, permaneció en funciones durante ese período, realizando tareas de capacitación, investigación y difusión de la materia electoral, además de resolver los medios de impugnación hechos valer en el inter proceso.