Titulo

Mensaje de la Magistrada Presidenta del TEEM

                                                                                                                                                                                                                                       

Saludo con afecto a mis compañeras magistradas y a mis compañeros magistrados, saludo con respeto a todas las personas que colaboran en este órgano jurisdiccional y a quienes acompañan el desahogo de nuestra sesión virtual para atestiguar el cambio acordado para renovar la presidencia.  

 

Este relevo se da en el preámbulo del inicio del Proceso Electoral ‪2020-2021, que será el más grande de la historia de México y cuyo entorno implica diversos retos para las autoridades electorales y jurisdiccionales del país, ya que vivimos un escenario inédito derivado de la pandemia que aqueja el mundo.

De nuevo estará a prueba la capacidad del modelo nacional para organizar elecciones y del andamiaje institucional para ejercer el control de legalidad de las mismas y administrar justicia electoral con imparcialidad y expedites.

 

El próximo año ciudadanos, partidos y autoridades estaremos en otro ejercicio democrático que exige una actuación responsable para aplicar medidas que privilegien el cuidado de la salud y las vidas humanas, pero que al mismo tiempo permitan que los procesos electorales se realicen para garantizar renovación periódica, legal y pacífica de los cargos públicos.

 

Las elecciones significan la posibilidad de cumplir un deber cívico fundamental, un llamado a las urnas, un encuentro de las y los ciudadanos con su deber cívico de expresar un mandato para elegir gobernantes y representantes populares.

 

Ciudadanos, partidos y autoridades vamos de nuevo a una cita con la historia, en el marco de una pandemia que exige la implementación de estrictos protocolos sanitarios, de los que varios países ofrecen ya referentes y México tendrá experiencias propias.  

 

Frente a la pandemia nuestro Tribunal ha actuado con responsabilidad. En esa lógica se han dictado distintos acuerdos para proteger la salud de nuestros trabajadores y de las personas que acuden a realizar promociones en defensa de sus derechos y hemos privilegiado el uso de las tecnologías de la información y comunicación.

 

Con plena independencia y en ejercicio de nuestras atribuciones estableceremos el control de legalidad que nos corresponde como instancia jurisdiccional. Las tesis relevantes  y jurisprudencias, incluso los criterios aislados de cada una de nuestras sentencias, así como de las salas del TEPJF, deben ser la guía de interpretación para resolver los asuntos que se sometan a nuestra jurisdicción, pero esa guía no puede indicar que es una la ruta para atender una infracción electoral por la mañana y para conductas similares cambiar el criterio y el rumbo de las decisiones por la tarde.

 

Como presidenta de este Tribunal, estoy convencida de que la calidad de la democracia necesita un arbitraje sólido, sin sesgos y sin favoritismos, porque un escenario de competencia y pluralidad no admite incertidumbre jurídica o decisiones cambiantes y contradictorias. De ahí la importancia de que exista coordinación entre nosotros, y más aún, de que logremos congruencia en las sentencias que emitamos y en el establecimiento de criterios estables a la hora de resolver.

 

 En Michoacán somos los responsables de dictar sentencias que garanticen justicia electoral, de atender una función del Estado que existe para dirimir y solucionar conflictos que surgen en las elecciones. 

 

Como michoacana formada en el estudio y defensa de los derechos humanos, defiendo la concepción que nos dice que la justicia electoral es el referente y el instrumento para la protección de los derechos político electorales de los ciudadanos.  Por ello, los invito a que nuestras decisiones se continúen dando con libertad, con independencia y con apego absoluto a los principios que dicta la Constitución y las leyes.