Titulo

SESIÓN PÚBLICA

Actualizado a Agosto de 2015

El Tribunal Electoral del Estado de Michoacán resolvió en sesión pública en esta fecha, imponer una amonestación pública al candidato a la gubernatura del estado, Silvano Aureoles Conejo y al Partido de la Revolución Democrática, al mencionado ciudadano por la propaganda electoral en lugar prohibido y al instituto político por falta de vigilancia, no así a los partidos del Trabajo, Nueva y Encuentro Social, ya que no aparecen su logos en dicha publicidad, dentro del Procedimiento Especial Sancionador interpuesto por el Partido Revolucionario Institucional.

El promovente, denunció la pinta de una barda y la colocación de una manta, en una barda perimetral de la cancha de basquetbol que se ubica en una área verde en la ciudad de Zitácuaro, Michoacán, en la que se benefició al entonces candidato a la gubernatura, violando así las leyes electorales al tratarse de equipamiento urbano en la mencionada ciudad. Por lo que se declaró la existencia de las violaciones atribuidas a los denunciados.

En otros dos Procedimientos Especiales Sancionadores, el Tribunal Electoral de acuerdo al estudio resolvió la inexistencias de las violaciones por propaganda electoral atribuidas al Partido de la Revolución Democrática y a sus candidatos a gobernador del estado Silvano Aureoles Conejo, a diputado local por el Distrito 8 de Zinapécuaro y a presidente municipal de Indaparapeo, Michoacán, dentro de las denuncias hechas  por los partidos Revolucionario Institucional y Acción Nacional.

En lo que se refiere al medio de impugnación promovido por el PRI, éste aduce que los denunciados colocaron propaganda en la zona centro de Indaparapeo, Michoacán, violando con esto el Código Electoral del Estado, sin embargo, esta zona no constituye un lugar prohibido por la norma, ya que no se considera centro histórico; en cuanto a la denuncia de Acción Nacional, éste sólo se refiere a dos calcomanías colocadas en la puerta de un domicilio particular en el centro de la ciudad de Morelia, ante ello, se estima que con las mismas no se generó un acto proselitista que pudiera influir en la voluntad de los electores el día de la elección.